martes, 9 de agosto de 2016

Diario de un cuidador inexperto...

Hoy el día fue difícil, mi madre se quería morir, Joselito no puedo mas, llevaba unos días sin verla y se colgó de mi cuello, lloraba amargamente,.ningún mes es bueno para los enfermos, pero agosto, es terrible,ella hoy tiene las llagas del pie,en carne "viva",yo la entiendo hay, momentos de la vida, en los que uno dice,basta ya aquí me quedo.
Hoy me salvo un olivo, el olivo que me regalo Amalia, cuando mas amargamente lloraba, le acerque la ramita que emerge de una pequeña, maceta, sus lagrimas de dolor cayeron en el recipiente,yo estaba desarmado de argumentos ante el dolor físico uno se queda desnudo.Las llagas de la vida, cuando supuran nos desarman, rompen en pedazos la esperanza, y solo nos queda buscar, un poco de amor, donde este, solo, el amor, me puede salvar,
Desnudo, estoy, buscando la brisa fresca, que rompa esta impotencia, la mano dócil que dio la vida, esta en silencio.
Y es ella, la que hoy pone mas, yo puedo dar bien poco, esta mañana asfixiante de agosto.
Al verme, ella acaricio las diminutas hijitas de un alevin de olivo - de su boca se derrama un hilito de voz, Antonio pon el olivo a la sombra, junto al romero,que me trajo mi hermana, y en silencio, se ha quedado,toda la mañana, hoy me dio , miedo preguntar que piensas mama.
Dicen que una sonrisa cuesta poco, y hoy no puedo ni abrir los labios, siempre en las mañanas, duras como las de hoy recuro a los versos de un buen amigo,'' he visto mañanas tristes traer tardes alegres `` y aquí estoy releyendo, el no te rindas de Benedetti, preparando el equipaje, para un viaje que no se si quiero hacer. Nunca me costo tanto ir al sur, al sur de mis raíces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada