martes, 6 de diciembre de 2016

Versos de un poeta precario.
correccional
Atravesamos la verja del infierno
arrastramos en silencio,
nuestras sombras
testigos,de un genocidio
sin reparo.
Las voces en mi cabeza
reverberan,son las internas,
sus gritos,sus llantos
están todos en mis pesadillas,
no me pegues '' mas mala puta''.
Yo en los acantilados del miedo
naufrago de las voces,
del pozo de la muerte,
crucifijos de plata,
en el oxido de la piedra.
Hábitos de monja
enterrados en la maleza,
el cinturón pélvico
abandonado en el corral.
del tormento.
Las heridas sin cerrar
olvido y cicatrices
solo la piedra resiste,
los matorrales ocultan
la sangre.
Castigo y silencio
de un tiempo que¡no existió¡
de muros que encerraban
a dulces muchachas,atrapadas
entre torturas, y olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada