lunes, 5 de diciembre de 2016

Diario de un cuidador inexperto.
Mi madre abandono el pudor después de un año de enfermedad,ella a derrotado al pudor por fin su cuerpo esta sin miedos, y sus piernas sus brazos se dejan llevar por la inexperiencia de este cuidador, un mundo nuevo a llegado a su cuerpo,por desgracia no esta mejor, pero al perder el miedo a verse desnuda delante de su hijo, todo es un poco mas fácil para este cuidador, no se que sera de mi cuando llegue a su estado,a su edad, no se si tendré la misma rigidez que ella tenia,no se si tendré pudor vergüenza, creo que la experiencia de ella me llevara a asumir mejor esos miedos sera mas fácil para mi.
La vejez, aunque yo soy de los que piensa que uno se comporta según las circunstancias, y el momento que vive, no se como sera mi comportamiento, cuando un mundo nuevo llegue a mi cuerpo.
Ahora me doy cuenta que la vejez es como volver a la infancia que yo tanto adoro,cuando eres un niño pequeño,mi madre me metía en un barreño, y me la baba en medio del corral, delante de la familia y las visitas, delante del perro de los gatos que sentados en el bardal, me miraban como si estuvieran en el cine,yo miraba los ojos verdes de los gatos que acurrucados entre la manzanilla salvaje crecida en la cabeza del muro, que nos separaba de los vecinos, intuían que ellos se lo pasaban bien viéndome desnudo,
allí en medio del corral entre pilistras, y hierva buena.
El lenguaje también era similar al de ahora, mi madre me decía te voy a lavar la 'pilililla', date la vuelta que te voy a lavar, el culete y yo me dejaba llevar, y me reía cuando mi madre me hablaba así.
Ahora soy yo quien lavo a mi madre en la sala, por que el cuarto de baño esta a quince metros, de donde ella esta y quince metros en el estado que esta mi madre es una maratón,la lavo y si viene visita no pasa nada,ella denuda,mira ami padre mira las macetas de su balcón como yo miraba a los gatos,y le digo mientras cojo agua de la safa mama abre las piernas, que te voy a lavar el ''chochete'', y luego le doy le vuelta, y le digo y ahora te voy a lavar el culete,ese culete tan suave que tienes, y le arranco una sonrisa.
Siempre volvemos ala niñez, en el lenguaje, en los miedos en el pudor, y sobre todo en el cariño..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada