viernes, 2 de diciembre de 2016

PROPÓSITO DE ENMIENDA
A veces me visita -ciego ahínco-
el monstruo de los celos, la pereza,
la gula o el azote de la culpa.
De toda humana falta, yo me acuso.
Si alguna vez te hiere por ejemplo
mi torpeza, mi miedo o mi desidia,
perdóname, amor mío.
Que más preciada empresa no concibo
que deshojar mi vida mereciéndote.
*
Raquel Lanseros

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada