sábado, 24 de diciembre de 2016

DIARIO DE UN CUIDADOR INEXPERTO
Mi madre hoy estaba ''salaa'' después de los garabatos que escribió ayer dice que ya esta preparada para hacer recetas medicas dice que Don Eutimio escribía como ella escribe ahora,yo le dije esa es mi madre se a Doctorado en medicina el día de noche buena,en media hora sentada en una sillita.
Con menos se doctoran en este país muchos catedráticos algunos rectores, plagian la tesis, y no pasa nada no se les rasga las vestiduras de ser unos farsantes mentirosos, y lo peor tienen cargos de responsabilidad y no dimiten, sinvergüenzas les llama mi madre.
Mi madre me dice no joselito no joselito yo no puedo firmar recetas por que no tengo ''titulo'' por que aun que sepa firmar como una medica, yo no he estudiado tanto como don Eutimio,el tenia muchos libros,-y le he dicho pero tu le quitaste el polvo y las telarañas a aquellos tomos de medicina, y algo sabrás de ello a de mas cuantos inútiles tienen titulo en este país, si el titulo se lo daban en Carrefur,y el curriculum de mas de un titulo se lo han escrito sus padres, si son titulitis es una enfermedad nueva mama,titulitis,- si joselito me ha dicho hay una enfermedad que se llama así, pues claro mama y no es una enfermedad rara es muy común y no tiene vacuna.
Tu eras la criada del medico y sabes mucho de la vida,de lo que los pacientes le contaba al medico y de lo que el recetaba, te acuerdas cuando nos curabas los constipados a mi hermano y a mi con miel y eucalipto,tu sabes muchas historias del corazón.
Hoy es noche buena y ni madre esta con un cuidador experto, el y yo cuando eramos niños esta noche pedíamos el aguilando de puerta en puerta, con mi zambomba hecha con la orza vieja y la vejiga del''marrano'' y la pandereta de mi abuelo,yo cantamos villancicos populares con voces de ángeles, íbamos a las casas de los pobres, por que los ricos pocos nos habrían la puerta,ángeles muertos de frió cantando el campanillero,nos abrían la puerta y nos daban ''gusanillos y mantecados recién sacados del horno de la calle el Carmen.
Hoy mama es le he dicho-hoy es noche buena y se a puesto a llorar de emoción, aquí estamos mi hermano y yo como dos angeles, los angeles que temblaron de emoción y frió en las calles de Baeza cuando era tiempo de invierno.
Aquí estamos volviendo a cantar los campanilleros casi cincuenta años después, con espectadores de lujo mi madre y mi padre de casi noventa años con sus ojillos brillantes, feliz noche buena mama, querida mama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada