domingo, 27 de noviembre de 2016

Versos de un poeta precario.
DESPERTAR EN BENIMACLET.
Que hacer con los versos
que se derraman bajo
las palmeras de Benimaclet,
esta, mañana de domingo
con mis cabellos teñidos,
de las primeras cenizas,
que crecieron en mis sienes.
como crecieron las hojas secas,
en la galería de mi vida.
El lecho aun caliente
preñado de rutina,
de fiebre inútil,y caricias
olvidadas, de sabanas
donde busque tu cuerpo
helado,desvaído por los años.
Nuestros cuerpos
como barcos anclados
muertos, de olvido.
Con la melancolía
de los años,huérfanos
de deseo.
Cae sobre los versos la lluvia
el agua necesaria,se derrama
sobre las palabras,
y la humedad canta en los cristales
de la casa,
el teatro de los días lentos,
habré su función de domingo
de lluvia y melancolía,
en la puerta de Benimaclet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada