martes, 8 de noviembre de 2016

Diario de un cuidador inexperto
A mi madre lo que mas le gusta de la tele es el tiempo y los documentales de animales o de naturaleza.
No siempre fue así hace apenas un año estaba enganchada a la novela como así le llamaba ella a la telenovela de la tarde la de la uno,era el mejor momento del día para ella ,en la sobremesa después de hacer la comida y fregar los platos, se sentaba en su sillón y el mundo se paraba,mi padre roncando en el sofá,la siesta para mi padre fue sagrada de siempre, mi madre nunca tubo siesta, si se dormía alguna vez viendo la telenovela, era de cansancio extremo,de siempre remendaba pantalones,hacia jerséis de lana,si se dormía,y caía rendida del sueño, tenia sentido de culpa.
La siesta no se hizo para una ''esclava del trabajo'' como ella,siempre trabajando, mi padre le pedía un baso de agua y ella se levantaba dejaba la labor y le traía un baso de agua a mi padre,siempre preparada para el trabajo 24 horas, ella era una 24 horas.
La primera libertad de ella le llego a partir de los 70 años,con la fotonovela llego su primera libertad el tener una hora para ella,fue la primera vez que mi padre le pidió agua y le dijo levántate tu, que también tienes piernas.
Vivía las aventuras y desventuras de los protagonista como si ella estuviera en el personaje, si el protagonista abofeteaba a su amante ella se se sentía dolida como si la bofetada se la hubieran dado a ella,le gustaban los caballos que salían en escena, siempre que veía un caballo decía joselito mira nuestra yegua.
un día le dije que quien era el personaje que mas le gustaba de la tele novela, me respondió la criada va tan guapa con ese traje blanco con ese gorro y ese mandil con flores zurcidas esta tan guapa.
Ese día descubrí que ni viendo la telenovela fue libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada