domingo, 13 de noviembre de 2016

os de un poeta en precario.
PASEO MARITIMO
La mañana se despereza
en el alma otoñal,
de unas margaritas tardías.
que se abrazan con la mañana
con la luz, de un otoño en flor.
cerca muy cerca.
Este vetusto poeta
camina apasionado
sobre las olas
madrugadoras,
sobre la resaca del mar
el agua ahoga mi sombra,
me arrastra hacia la otra orilla.
Y me pierdo en un bosque
de agua, de mar salada.
Un misterioso silencio
se balancea en mi garganta.
Descalzo camino hacia el sur,
buscando a Ulises, fiel a mis pasos,
embriagado, gritando esa cosas
que es mejor callar.
Antes de que reine la Luna
y que mis ganas de llorar
me lleven al deseo triste
de volver.
Este poeta precario deja la espuma
salada,se despide,del terciopelo azul
de esta mañana gigantesca,de luz,y mar.
Vuelve, al paseo marino
junto a las margaritas del amor,
seco mis pies con la seda de tus manos.
Callado, regreso contigo,con tus
nubes de plata,en tu cabeza,
juntos tu y yo regresamos,
con esta blanda brisa
en nuestras manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada