viernes, 20 de enero de 2017

VERSOS DE UN POETA PRECARIO
SAN IDELFONSO 4
nada produce aun hombre
tanto miedo como otro hombre
sobre todo, si los dos son el mismo.
J. LLAMAZARES
Recorrí aquel fantasma
quemando todas las huellas
buscando la cuna
de la niña muerta.
La pistola desmontada
que empuño la rabia,
la que en el frente,
enloqueció de fuego,
y razones.
Aparte la tela de araña,
y leí las palabras escritas
en la espalda del tiempo,
en el velo sagrado
de la mariposa.
Pose mis dedos
en el territorio del llanto.
Y note que ardían,
los ojos de la niña muerta
alumbraban el granero.
La mirada del miedo
quemaba la noche,
la casa vacía,
tenia todo el dolor
de aquellos ojos.
La cal de una enmohecida
amargura, permanece
en la memoria,
por ella arden las mariposas
en aceite.
Han pasado los años
y aun cruje la carcomida
cuna, de la niña muerta.
Hoy oigo las palabras
de mi madre, tapa a la niña
Joselito, la niña muerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada