miércoles, 25 de enero de 2017

DIARIO DE UN CUIDADOR INEXPERTO
Hoy fui yo el que pedí ayuda a mi madre, para poder terminar esta cuesta negra de enero, esta escalada que comenzamos juntos,esta aventura que iniciamos juntos, subir la montaña llamada Enero, este cerro que no esta en ningún mapa,es planetaria.
Aunque un chino, que habla catalán mejor que yo, mientras me servia un café esta mañana en un bar de ''terras del ebre'' me decía,que el ''estar contento en enero''. Esta mañana en ''baix ebre'' las fuerzas eran las justas para subir allá donde esta la nieve, para terminar el camino de este mes que no quiero repetir su nombre, en el buscador de google, no aparece este camino que lentamente andamos tu y yo mama,hasta la esperanza decía no, a este día azul y que yo llevo en mi espalda,este camino de amargura, que no termino,quiero llegar al uno de febrero, para reírme de la angustia de estos día donde se me escapa la vida.
Cuando era niño,no recuerdo que camináramos este camino ''tan largo con tanta piedra y embarrados de angustia.
Mama,estas fechas eran de jugar con el fuerte y los indios que nos trajeron los reyes, mi hermano Lucas yo, recuerdo que uno de nosotros. Llevaba los vaqueros que eran de los dueños del fuerte, el otro de los indios con sus coloridas plumas, con sus arcos y flechas,y los del séptimo de caballería, con sus rifles, y sus correajes de pistolas con uniforme azul, siempre ganaban las pistolas a las flechas paradojas de la vida. El otro día nos hechabamos unas risas mi hermano y yo recordando la infancia, y nuestros juegos de buenos y malos, y nos preguntamos cuando ganaran los buenos'' los indios'' algún día sera en el que el ''hombre se calle y ladre el perro'' que los torturadores aúllen y se coman su oro de alimento,que coman metal.
Que los humildes nos quitemos el miedo y las cadenas,ahora mama pensando en ti y en mi infancia se me esta olvidando la tristeza que esta mañana manaba de mi mente,y este padecer innecesario se diluye en sonrisas y palabras escritas,si estamos mas cerca de la nieve, llegaremos y dejaremos nuestras huellas en el manto blanco, nos lavaremos la cara con nieve como hacíamos de niños cuando un manto blanco, se posaba a los pies de la puerta de la luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada