sábado, 21 de enero de 2017

DIARIO DE UN CUIDADOR INEXPERTO.
Mi madre hoy esta en manos de un cuidador experto que hoy le hizo ami madre una paella, para chuparse los dedos me ha dicho ella que estaba,el cuidador experto me ha dicho que hoy no podía con mi padre, lo he visto un poco enfadado, y eso me preocupa por que el cuidador experto es un ángel y es difícil sacarlo de sus casillas.El me a dicho que mi madre esta entretenida, le a sacado todas las fotos que ella guarda en su ''arquilla'' fotos en blanco y negro donde esta su vida y nuestra infancia.
Junto a esas fotos están las esquelas de la muerte de sus padres y de sus abuelos. y como ella no sabe leer le ha pedido al cuidador que le lea las esquelas,el cuidador le ha ofrecido leerle algo mas alegre pero mi madre, le ha pedido que le lea las esquelas,y el cuidador le ha dicho que se las leía si le prometía que ella no lloraría,en la primera lagrima le ha dicho con voz severa recogía las fotos y las esquelas,y las guardaba.
Y comenzó a leerle los nombres de los que ya no están,ella en silencio escucho los nombres y el silencio llego asta mi casa,compartimos el silencio y las lagrimas,por que ella lloro, y el cuidador experto también,y yo lloro ahora que me lo cuenta, oigo el viento en las persianas de mi casa y es la voz de mi hermano quien las mueve,sus palabras me conmueven.
Fui yo el que alguna vez dije que no quería una esquela en mi muerte,y acabo de escribirla, mi madre, me dijo que ella si quería, una esquela en su muerte,que así se enterarían en el pueblo,que a muerto la Joaquina,como se iba a enterar si no Diego, el sifonero o Blas el panadero de que ella había muerto.
Ella no sabe leer y en los portales del pueblo en las altas columnas de piedra donde ponen las esquelas, y también colocan los carteles de las películas que hacen en el cine Montemar,ella no sabe leer me decía joselito léeme quien sea muerto y a mi entonces no me gustaba nada leer esquelas, ahora las leo todas,sera que me hago mayor, a veces se juntaban hasta tres esquelas, yo leía sus nombres y ella iba diciendo sus motes,fue la primera traductora que yo tuve,traducion de nombres en motes.
Yo la miraba a veces ella lloraba y yo le decía mama vayámonos ya,ella se secaba las lagrimas y me decía hay que darle el pésame a la Lorica que se ha muerto su padre.Esta tarde tenemos entierro que su padre es familia nuestra.
Yo en el pueblo nunca de niño fui a un entierro mi abuela, no me lo permitió, ella me quería mucho era mi mama Geroma, yo le preguntaba a ella pero abuela tu si enterraste a tu hermano cuando lo fusilaron, no joselito me decía, a el lo enterraron sus compañeros, apuntados por los fusiles de los asesinos y lloraba desconsolada, en una zanja junto al cementerio.
Ahora le agradezco que no me dejara ir a ningún entierro, la infancia no esta hecha para enterrar a nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada