viernes, 21 de octubre de 2016

Diario de un cuidador....Mi madre cuando tenia setenta y tantos años, fue a matricularse en la escuela de adultos,después de que la vecina la convenciera,a mi padre no le gustaba que mi madre fuera a la escuela,¡para que quieres tu aprender ahora a ''leer y a escribir''¡le decía, los hoy comentar alguna vez y mi madre siempre acababa disgustada, me decía Joselito tu padre no quiere que me apunte a la escuela, el dice que si voy a la escuela no podre ir al huerto con el, yo le decía que no hiciera caso y que se matriculara,que hay tiempo para todo para la escuela y para el huerto.Ahora me siento culpable de no haber ido con ella a la escuela aquel día que decidió ''apuntarse''como dice ella,los hijos tan ocupados trabajando siempre,''y para que''hay días que no hay que dejar a nuestros seres queridos solos,el día que mi madre decidió apuntarse a la escuela de adultos yo tenia que estar con ella.
Ella aquella tarde de otoño, se arreglo, cruzo la plaza y sólita se planto en la biblioteca donde estaba, entonces la escuela de adultos,le preguntaron cuantos años fue a la escuela ella le dijo que ni un día,¡entonces el funcionario le dijo usted no sabe leer ni escribir¡ mi madre con un esto gesto afirmativo con la cabeza le dijo que efectivamente, ella no savia leer menos escribir,aquel día me dijo años después lo paso mal, sintió una gran vergüenza, al responder que ella era analfabeta,le di un abrazo y lloramos los dos, con le que le costo dar el paso de ir a la escuela. No me perdonare nunca haberla dejado sola esa tarde, la verdad es que no me dijo nada, pero yo debería haberlo intuido.
Le dieron un montón de papeles para rellenarlos, y le dijeron que se los rellene su hijo, y yo los rellene y le acompañe esta vez si a llevarlos a la escuela,yo iba con ropa de trabajo ese día mi madre me dijo joselito así no puedes ir a la escuela, a la escuela se va arreglado, ella no concebía la escuela sin ir vestido de ''domingo''le dije mama vengo de trabajar no pasa nada,bueno me dijo le cogí la mano le temblaba todo el cuerpo, entramos en la biblioteca y me decía mira joselito, cuantas ''repisas'' llenas de libros, estaba emocionada, la emoción de una anciana que como un niño iba su primer día de colegio.
La maestra la atendió maravillosamente,la cogió de la mano y la acerco al aula,me dio un beso y le sudaba la cara de la emoción.
Yo le preguntaba como te va en la escuela y ella me enseñaba como garabateaba su nombre.
Un día le pregunte que tal la escuela y me dijo llorando ya no voy , tu padre me dijo que me necesitaba en el huerto,y me lo dijo llorando.Llorando dejo la escuela, igual que yo lloro ahora,sentencio diciendo,''no le digas nada a tu padre''.
Ahora lamento no a verle dicho ami padre lo que pensaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada