domingo, 25 de septiembre de 2016

Diario de un cuidador....Ayer fue la boda de mi sobrina la nieta de mi madre,ella llevaba mucho tiempo sufriendo con la boda, primero pensado si llegaría, la angustia del naufrago que busca una luz, una orilla,ayer mi madre encontró en su casa el ''mar'' ella no pudo ir a la boda de su nieta,pero estaba contenta,fui a verla antes de ir a la ceremonia y me vio con zapatos y pantalones de ''salir'' que así le llama mi madre a los pantalones de ''ceremonia''yo le hacia enfadar diciéndole que iría con vaqueros y zapatillas, y ella decía joselito por la virgen no vayas,como un desarrapado, esas palabras las usa mucho mi madre ella siempre me decía que ella era pobre, pero muy digna,cuando me vio se fijaba en mis zapatos, se quedo encandilada me pidió que se los enseñara yo me quite uno y se lo deje lo tocaba miraba la suela, el cosido del zapato,que buenos son yo no le dije que me los compre en el mercadillo de Ubeda, y que me costaron tres euros, no se lo creería. Para ella los zapatos son un mito, los zapatos en la posguerra, era cosa de ricos,mi madre nunca pudo tener unos zapatos hasta que no se caso y aun los conserva le gusta mirarlos. Supongo que los recuerdos pasaran por su mente, su boda,que se hizo por cierto en la casa las bodas entonces se celebraban en la casa de uno, o a lo sumo en la huerta, casi como ahora lo que pasa que ahora las huertas de ahora tienen campos de golf una locura,la que estuve ayer era todo lujo lujo desmedido no lo entiendo, pero en fin eso sera tema para otro diario,la comida que se tira el dinero inútil en flores, etc,lo contaremos.
Ayer mientras ella miraba mis zapatos yo le dije tu boda fue bien bonita, levanto la mirada y con un gesto afirmativo y llorando me dijo si.
Te gustan mis zapatos le dije para sacarla de su angustia, los zapatos en su época de juventud se pagaban a plazos ella los compraba en calzados Manjon,el dueño venia todos los meses por mi casa mi madre le daba un poco dinero y le preguntaba cuanto me queda por pagar, el hombre con un gesto amable le respondió poquito mujer, mi madre decía es que se me va juntar la boda con la comunión de los niños, y el zapatero, me acariciaba la cabeza.A mi hermano y a mi los zapatos de la comunión me los regalo mi abuela, seguro que estuvo un año reuniendo el dinero, los pago en el momento ella decía que los zapatos de los niños, se pagan al contado por que a lo mejor los rompen en el mismo día, y ademas decía que daba mala suerte no pagarlos al contado,el día de mi primera comunión,los míos eran de ''charol negros'' me los quite,nada mas comer, y me fui ala calle empedrada a jugar al fútbol con una pelota de trapo,
Ayer nada mas terminar la comida nos pusieron una barra libre en una ''era'' de lujo con un césped envidiable con música a todo volumen,las mujeres con tacones imposibles y los hombres,de chaqué,yo me acerque al lugar donde los niños echaban un partido,con un balón de ''oro'' unos niños, mi compañera y yo le pedimos partido, y aceptaron encantados a los niños les encanta que los mayores se impliquen en sus juegos,se reunieron en corro y uno muy pequeño dijo os vamos a dar una ''paliza'' y no la dieron. Corrí como un niño y me sentí como un niño, la portería la hicimos con las chaquetas de la boda, celebramos los goles como si fueran de primera, hoy no me puedo ni mover,pero ayer volví a ser niño le metimos un gol a la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada