lunes, 20 de febrero de 2017

ARIO DE UN CUIDADOR INEXPERTO
Mi madre me pregunta que día es hoy, yo le respondo que lunes lunes largo,los lunes que para todos es un día pesado para ella es un día especial es cuando la resaca del fin de semana,esa resaca amorosa tan hermosa,ella le cuenta al ángel que la cuida toda la semana las aventuras de estar acompañada por sus hijos, los fines de semana,las aventuras y desventuras de estos cuidadores, que cada semana, y ya estamos en el segundo año cuando ella se cayo, y ya no pudo levantarse,ella siempre se levanto cuando los atropellos de la vida la tumbaron, y tiene mucha experiencia en caerse y levantarse, desde entonces su vida cambio, y unas palabras se han instalado en su corazón.
Hoy después de contarme como empezó el lunes, acabo diciéndome haber cuando me recoge DIOS y ya no os doy mas ''guerra joselito,- y yo le digo en broma que dios a cerrado la fabrica, que ademas no quiere a los ''viejos'' se ha quedado en silencio y me ha repetido unas palabras que últimamente le acompañan mucho en su vida ,- si joselito a los viejos no los quiere nadie ni dios,mama mientras te quieran tus hijos y tus nietos tu familia, olvidarte de dios.
Hoy me pregunta que vas a escribir de mi,su ángel le cuenta algunos de los diarios,yo le dije sabes que día es hoy, hoy es el día de los gatos y sonríe y me dice que ''embustero'' te as vuelto joselito,yo le digo que no que es verdad que hoy es el día de ''Pequitas'' la gata que durante 12 años vivió en nuestra casa,una gata amorosa,sus paces mariposas la llevo a llamarse ''PEQUITAS'' fue una suerte tener una gata en nuestra casa,en aquellos años tan negros donde de tanto dolor,de amargos recuerdos, de cautiverios eternos y cárceles de plomo. La negra historia de los días,se alumbraba con la presencia de una gata de colores imposibles en su piel,ella era la gran luz que tenia aquella casa.
Una gata que no hablaba por que no quería molestar,pero en su mirada estaba toda la ternura y todas las palabras que no hace falta decir, ella vivió toda mi infancia, en las tardes de verano se acurrucaba en el brocal del pozo,bajo la sombra de la higuera,ella era la reina del corral.
En invierno dormía a los pies de mi cama en el granero, donde dormíamos mi hermano y yo, ella buscaba su territorio entre mi hermano, verla desperezarse era un espectáculo, se lavaba la cara, con sus manitas con una dulzura,con su armónica figura,era el diamante mas hermoso de mi casa el que hizo olvidar las penas de mi abuela,son cosas pasadas que nunca olvidare.
Hoy el día del gato le dije a mi madre que le llevaría un gato a casa, y ella dijo no joselito, ya tenemos el recuerdo de ''Pequitas''.
Un poema unos versos para mi gata que hizo soñar a este niño, que lamió mis manos y durmió en mi cama de lana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada