jueves, 23 de febrero de 2017

Ahora lo se ,
soy turista
de mis recuerdos.
Guiri de mi memoria.
En mi territorio
no existen huellas,
ni nombres en la cal
del granero.
Los cuadernos azules
que abandone en la huida,
prendieron en la hoguera
del olvido.
Solo queda exilio
y una habitación de hotel.
Un nombre,el mio,
que no reconozco.
Calles vacías, miradas
sin alma,que espían
mis pasos.
Desconcierto, y mucho olvido.
Y miedo mucho miedo,
miedo a ser reconocido,
y miedo a los recuerdos.
Miedo a este exilio sin sangre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada